8/9/13

Babetool, como toda obra de cualquier tipo y calidad, está nutrida de muchas cosas.

Si hay algo que me fascina de todas las películas de Nolan es que "salvar a la humanidad" (o grupo de individuos que metafóricamente representan como una humanidad en menor escala) es un "daño colateral" de lo que realmente tratan sus películas: Salvar al individuo, al tipo que sin nada más que sus agallas debe enfrentar los verdaderos enemigos de todo ser humano, sus demonios. 
Nolan pone en relevancia algo que el cine millonario se olvida (porque Nolan hace películas para todos, no para los que lo entienden, eso está claro, no quiere ser de culto y por otro lado sería una estupidez dado el metalenguaje que maneja): El futuro no le pertenece a la humanidad y su necesidad de aceptar sus errores para poder darnos una palmadita en la espalda y decir "Y bue`, pero vamos para delante, eh? No queda otra" sino al tipo que se enfrenta a sus imperfecciones y muere intentando o sale disparado al Nirvana como un Buda para poder ser feliz y de alguna manera darnos una salida algo mas digna a nuestra discapacidad para ser algo mejores.
Decía Bill Hicks en su último show: "La única evolución que nos queda es la evolución de las ideas" y creo que Nolan ayuda a limpiar el tercer ojo de la mugre con la que los prejuicios a veces cubre. No sé, no es una crítica, ni algún tipo de análisis técnico que abunda por estos lares, es algo que me viene a la cabeza cuando veo sus películas.


Algunos adelantos de lo que viene, lo que viene en fútbol de prim... Ah, no, en Babetool:

PD: Atención, algunos diálogos podrían cambiarse en la edición final...)




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Ahora le toca a usted...